Feeds:
Entradas
Comentarios

por : Pablo Andrés Pitaluga

Con la llegada del siglo XXI, un equipo integrado por museólogos, historiadores e investigadores entre los cuales se encuentra el licenciado, Pedro Cosmes Baños, Armando L. Peláez, Lázaro Boza, José Manuel Barrios, Mabel Pérez Gómez y quien escribe, se dieron a la tarea de hallar una explicación sobre la desaparición paulatina de apellidos italianos en la Villa de Mantua. De más de 20 apellidos registrados en los libros parroquiales a partir del siglo XVII, de los cuales hace referencia en su libro el investigador y escritor Enrique Pertierra Serra, solo tres conservan su descendencia., la familia Pitaluga, la familia Fiallo y la familia Cosme (Cosma en italiano), la primera en el poblado costero de Los Arroyos, la segunda en el poblado de Lázaro y la tercera en la ciudad cabecera

Sobre este hecho en particular surge una interrogante: ¿si Mantua fue fundada por italianos, por que solo tres apellidos llegan a nuestros días? Tras largos años de minuciosa investigación histórica encontramos que las causas están centradas en la segunda mitad del siglo XIX. Con el inicio de la guerra por la independencia de Cuba y el recrudecimiento de las acciones por parte del ejercito libertador al mando del Lugar Teniente General Antonio Maceo y Grajales en tierras de Vueltabajo, el gobierno español con el objetivo de frenar el espíritu independentista que se expandía por la mayor de las Antillas, nombro en el año 1896 como Capitán General de la isla al político y militar Valeriano Weyler y Nicolau, quien ordenó el encierro forzoso de la población rural en campos de reconcentración a merced del hambre y las enfermedades, con miras de cegar el apoyo y suministro de alimentos a las fuerzas insurrectas, abriendo un periodo conocido como el más nefasto de la historia en tiempos de la colonia, donde mas de 400,000 personas en su mayoría mujeres, niños y ancianos encontraron la muerte en la campiña cubana. Solo Mantua alcanzó la cifra de mas de 1000 habitantes desaparecidos y entre ellos encontramos los nombres de decenas de estos descendientes los cuales aparecen registrados en los libros de defunción de la localidad de Baja, en su mayoría mujeres y niños que apenas alcanzaban los 7años de edad.

Obligados por la represión a que eran sometidos, la emigración a otras regiones fue la decisión tomada por algunas de estas familias, mientras otras se abrasaron a la causa independentista entregando a sus mejores hijos. En el año 1896, en tierras Mantuanas Antonio Maceo expreso:
“…De la provincia no tenemos por nuestra parte nada de que quejarnos. Desde que llegamos la fuerza del ejercito cubano ha aumentado un 25 por ciento, en otros términos, han unido a nuestras banderas 10.000 reclutas, la mitad de estos, de caballería, están con Máximo Gómez y Emilio Núñez”…
En el libro: “Índice Alfabético del ejercito Libertador de Cuba Mayor General Carlos Roloff”, encontramos los nombres de varios de ellos que se alistaron en sus tropas, tal es el caso de los Cosme, Pereira y de Federico Pitaluga quien alcanzo los grados de Teniente Coronel del ejercito libertador en el departamento Oriental, 2do Cuerpo Cuarta División, Cuartel General, así como Julio Pitaluga, Sgto. De 2da, Regimiento de infantería Sagua.

Con el fin de la guerra, gran parte de los sobrevivientes retornaron a su lugar de origen, otros ya sin descendencia desaparecieron en el tiempo. Son diversas las cifras sobre el numero de fallecidos en la reconcentración decretada por Weyler, se estima que desapareció mas de la tercera parte de la población rural de Cuba.

Como Paradoja de la historia, hoy aun conserva el nombre de Weyler una de las plazas de Santa Cruz de Tenerife, olvidando un pasado en el que mujeres, niños y ancianos murieron en suelo cubano víctimas de su mandato.

A mas de un siglo, apellidos como: Fiorenzano, Pereira y una parte de la familia Pitaluga, los encontramos en municipios del litoral de la Habana, como es el caso del ultramarino pueblo de Regla quien acogió en su seno a decenas de familias Mantuanas, quienes contribuyeron a su desarrollo marítimo y en donde hoy reposan los restos del joven combatiente internacionalista Heriberto Aribu Pitaluga quien cayó combatiendo en suelo africano en defensa de la independencia del pueblo Angolano.

La tradición marinera y la vocación por las artes y letras ha sido un distintivo que identifica a estas familias de descendencia italiana. Marinos, pintores, profesores, historiadores, escritores, músicos están presentes en cada una de ellas.

Hay que tener en cuenta que desde el siglo XVIII, Mantua se destaco por su dedicación en los centros de enseñanza publica basada en una educación rigurosa, Emeterio Santovenia en su libro “Pinar del Río” nos relata una panorámica detallada basada en documentos y archivos de la época en la que muestra los aportes significativos en la educación con la creación de establecimientos dirigidos a la enseñanza solo comparable con Pinar del Río y Sumidero, fruto del trabajo realizado por los antiguos partidos de sotavento, en los que también se destacaba el desarrollo sostenido en la comercialización y cultivo del tabaco.
El estrecho vinculo entre estas familias lo encontramos en bodas y bautizos registrados en los libros parroquiales, tradición de una estirpe que trasciende en el tiempo, enarbolando como insignia, la lealtad a sus raíces.

Anuncios

Por Ernesto Marziota Delgado

Ernesto Marziota Delgado. Presidente del Grupo de Descendientes de Italianos miembros de la Sociedad Cultural Dante Alighieri (comité gestor del proyecto de Asociación Cuba-Italia antes mencionado).

El día 23 en la mañana salimos con Roberto en su embarcación, Enrique Pertierra, Mario Finalés, Geraldine Murphy, que hizo la filmación del recorrido y los lugares históricos. Navegamos para conocer zonas específicas de esa importante tradición oral, que se conservaban como valiosos secretos de familia. Con una gran emoción surgió la idea de hacer un monumento en el lugar del desembarco para honrar la memoria de aquellos que se supone dieron origen al municipio, proposición que trasladamos a las autoridades locales. Dicho monumento pudiera convertirse en lugar de visita por mantuanos, cubanos e italianos ávidos de ir al encuentro de las huellas más importantes de sus compatriotas en nuestro país, una suerte de turismo cultural.

Visitamos el lugar por donde entraron los italianos, Cayo la Ceiba, la Vega de Luís, la desembocadura conocida como Punta del Río, todo nos confirmó de viva voz la gran tradición oral mantuana trasladada por su abuelo Antonio Pittaluga, fallecido en la década de 1910, de que sus ancestros hace varios siglos ciertamente naufragaron en la barrera de coral al noroeste de Mantua, en un punto próximo a Surgidero de Arroyos, que se identificó varios días después ante las dificultades penetraron por unos de los canales naturales existentes hasta lo que posteriormente se conoció como Arroyos.

Salvando las diferencias entre investigadores acerca del origen histórico de la fundación de Mantua, lo cierto es que en este municipio existe y se siente una fuerte influencia italiana, en el seno de varias familias que conservan sus apellidos principalmente los Pitaluga, los Fiallos, los Bordillo, Buruso. Al decir de uno de los investigadores, el compañero Armando Peláez, del Museo Generalizado de Mantua, pudiera haber hasta cerca de mil personas con apellidos italianos.

Un elemento importante de la tradición italiana en el municipio, es la gran influencia que tiene la veneración de la Virgen de las Nieves, patrona del municipio, a la que se rinde tributo todos los 5 de agosto, desde hace varias centurias y que era la patrona de la embarcación italiana que zozobró de acuerdo a la propia tradición oral. Esta virgen se venera en una de las catedrales más importante de Roma, también en Mantova (Lombardía), en Palermo (Sicilia) y otras partes de Italia.

Un logro de la visita fue dejar estructurado un comité gestor del proyecto de Asociación Cuba-Italia de descendientes de italianos e italianos residentes, que se nombra “Miguel A. D’Estefano Pissani” , en honor a este ilustre descendiente, profesor universitario y Premio Nacional de Ciencias Sociales en 1998, que tendrá el objetivo de agrupar a los descendientes, analizar el proyecto de estatutos y promover las historias poco conocidas del apoyo de Italia a las guerras por la independencia de Cuba y de la participación de los mambises de origen italiano, entre otros aspectos.

No puedo dejar de expresar la fuerte emoción y satisfacción patriótica que sentí al participar como invitado oficial en todas las actividades conmemorativas que reflejaban la secuencia histórica de la llegada del General Maceo a Mantua: primero en Mangos de Roque, después el banquete, el baile y en especial el acto por la firma de la culminación de la Invasión, en este último evento tuve el alto honor de hacer el discurso de clausura y dirigirle la palabra a una gran cantidad de niños y jovenes estudiantes, una vasta y hermosa juventud que garantizará la continuidad histórica de la Revolución en ese municipio y también en el país. Pude recordarles a los jóvenes los momentos gloriosos en que nos declarábamos los estudiantes en huelga y salíamos en manifestación contra la tiranía de Batista en el Instituto de Marianao y otros lugares, con la inspiración maceista y martiana, al impulso de las vibrantes notas del Himno Invasor.

Se puede considerar que Mantua es uno de los municipios del país con mayor nivel de desarrollo humano, por su gran cantidad de estudiantes de hasta nivel universitario, una escuela especial para más de 300 personas que ha recibido ayuda de italianos solidarios de la izquierdista región de Emilia Romagna , un policlínico moderno, el impresionante desarrollo de actividades culturales, sociales y otros aspectos más. Sería bueno agregar la conveniencia de promover la enseñanza de lenguas extranjeras, entre ellas la bella lengua y cultura italiana, pero confiamos que con el tiempo se logrará y tal vez algún voluntario desde Italia, pueda venir a hacerlo.

Por Pablo Andrés Pitaluga

Nombres como Francisco Mota, autor de “Piratas del Caribe”, y Esquemeling, cuyo libro “Piratas de América” fue catalogado por el historiador e investigador cubano Gerardo Ortega como el más auténtico testimonio que nos ha quedado de la “vida bucanera”, no solo señalan el origen de este término, sino que hacen un breve recuento de sus actividades, narradas por personajes reales que la ejercieron. De esta forma se introduce el vocablo “bucanero” para sustituir el de pirata y el de corsario.

Mantua, ciudad mágica nacida de la leyenda, formó parte de estas historias donde aparece Pitaluga, el primer pirata criollo de origen mantuano, cuyos pasajes son recogidos en la obra de Esquemeling, junto a corsarios, piratas y filibusteros de cinco naciones: ingleses, franceses, holandeses, portugueses y españoles, que desarrollaron sus actividades en la segunda mitad del siglo XVII.

No es casual que emerja la polémica entre historiadores e investigadores sobre la fundación de la villa por navegantes italianos a raíz de estos hechos que ponen en duda el origen de sus fundadores, tema que ya he tratado en el artículo “Náufragos de la historia”, en el que expongo y doy como válida la investigación del historiador Enrique Pertierra sobre el tema.

Pero volvamos a la historia: La península de Guanahacabibes, zona plagada de piratas y filibusteros durante más de un siglo, fue considerada tierra de nadie. Varios hombres dejaron como impronta sus nombres en la toponimia del lugar: Bartolomé Portugués, Pata de Palo, Jol, El Holandés, y mujeres como la portuguesa Maria Cruz Gómez, pirata antes y negrera después, a la que algunos relacionan con la playa de Ensenada de Corrientes que lleva por nombre Maria la Gorda.

Para confirmar la presencia del primer pirata criollo de origen Mantuano en la región del cabo en el siglo XVII, aparece, en las cercanías de La Calaverita, La Loma de los Pitaluga, explorada por el grupo espeleológico de Pinar del Río, el cual nos da las coordenadas exactas de su ubicación, así como la Cueva de la Sorda, que según la tradición oral fue refugio de este pirata y sus hombres, explorada por Enrique Núñez y en la que no se encontró el tesoro que según la leyenda se hallaba oculto.
Acerca de las excursiones de este pirata por las aguas del caribe, aun quedan lagunas que impiden dar credibilidad a la leyenda en la que parte de su tripulación la conformaban hombres con su apellido. Es cierto que los Pitaluga han sido la familia que ha prevalecido a través de los siglos en la región y ha mantenido la tradición marinera heredada de sus ancestros, pero la verdad solo puede conocerse en el derrotero que aun conserva celosamente la esposa de unos de sus descendientes y del cual quien escribe marchara a un encuentro con la historia.

“Despreciados por muchos y admirados por otros se convirtieron en una leyenda, la más fascinante de todos los tiempos, dejando su impronta en las tierras de Vueltabajo”.

Fuentes:

-“El Explorador” Periódico Digital Espeleológico”Cuba: Pasaje a la naturaleza”(Guanahacabibes XIX)

– “Novísima guía de forasteros para la península de Guanahacabibes”.

-“Piratas de América” de Esquemeling.

-“Piratas del Caribe” de Francisco Mota.

-“Náufragos de la Historia” Lettres de Cuba (Agosto 2008)

Pablo Andrés Pitaluga: 1961- Cronista e investigador. Escribe para Letras de Cuba y el Boletín Electrum de la sociedad Numismática de Cuba. Principal colaborador de Ecos de Mantua en La Habana

 Breve explicación de la piratería.

El concepto histórico de piratería tal como lo conocemos, se pierde en el tiempo, pues sin lugar a dudas se remonta desde que los primeros seres humanos construyeron medios para navegar. Se sabe por Heródoto, que los foceos se establecieron en la isla Alalia (Aleria, en la costa oriental de Córcega), por el año 535 a.C., y que desde allí atacaban las naves de los etruscos y cartagineses para perjudicar su comercio marítimo, y por supuesto robar, pero el hecho histórico que marca en si la piratería debido a su magnitud y prolongación, es el ocurrido en América, pues fueron mas de 200 años que casi todo el continente sufrió esa plaga. Hoy se conoce como piratas, por citar algunos, a los que secuestran aviones, y mas reciente la llamada piratería de discos CD, películas, y la cibernética.

Los piratas eran marinos que se dedicaban abordar otras naves, y también desembarcar en villas cerca de la costa para obtener botines que llenaran sus bolsas. Los corsarios hacia lo mismo que el pirata, pero autorizados por su gobierno (el monarca), para causar daños a la nación enemiga. Los corsarios tenían un documento que se llamaba Patente de Corso para legalizar sus vandalismo.

Bucaneros tiene su origen etimológico del francés boucanier, que quiere decir vicioso o pervertido, con el cual se designaba en forma despectiva a los colonos principalmente franceses que se radicaron al oeste de La Española. El bucan es una especie de barbacoa donde ahumaban la carne con troncos de arboles verdes. Estos colonos que ejercían el contrabando, fueron expulsados de Santo Domingo por los españoles (1630), y en unión de británicos y holandeses que llegaron después, se asentaron en la isla Tortuga. Los españoles siguieron hostigando a estos bucaneros para que no siguieran ejerciendo el contrabando, por lo que decidieron hacer acciones de piratería contra España, y de ahí surgió la organización pirata los Hermanos de la Costa, que actuaban como una nación independiente. Al tiempo se trasladaron a Jamaica.

Filibustero, termino de origen francés filibuster, y que posible viene de la palabra danesa vrijbuiter, eran piratas que actuaban libremente. Los filibusteros se asentaron en la Isla Tortuga, y en unión de los bucaneros ayudaron a Inglaterra apoderarse de Jamaica, A raíz de su base en Jamaica, eran utilizados por el gobierno de turno cuando les convenía, para hacer sus acciones, y cuando venia un periodo de paz, los perseguían. En si los corsarios, bucaneros y filibusteros eran simplemente piratas.

En el siglo XIX, la metrópolis española llamaba filibustero a los patriotas cubanos que luchaban por la independencia de Cuba.

La piratería con relación al continente americano, comenzó en la segunda década del siglo XVI. El primer acto de gran piratería, aunque no se realizó directamente en aguas de América, fue en el año 1521, cuando Juan Florín (alias Florentino), al amparo del Rey francés Francisco I, capturó parte del tesoro que le enviaba Hernán Cortés desde México al Rey de España, y que pertenecía al azteca Montezuma. Este hecho al conocerse causó se destapara por Europa la ambición, pues el Rey francés hizo ostentación pública de su parte en el botín. Hay que anotar, que ya desde 1506 habían barcos franceses surcando el Caribe.
Islas Azores, Portugal

Islas Azores, Portugal

 

Estos actos de piratería en América, tiene su origen por el conflicto mercantil y posesión de tierras entre España y otras naciones de Europa.

LA PIRATERIA EN CUBA

La piratería comienza a tener auge en el Caribe, y Sur América, a mediados del siglo XVI.

Algunos de estos hechos relacionados con Cuba.

1506. Se ven barcos franceses navegando cerca de Cuba.

1537. Franceses realizan acto de piratería por las costas de Pinar del Ríos.

1538. Piratas franceses al mando de Diego Pérez desembarcan en la pequeña villa La Habana, En 1515 Velázquez había fundado en Batabanó la villa San Cristóbal de la Habana, la cual se trasladó en 1519 para la desembocadura del Río Almendares, donde surgió al pasar los años, la gran ciudad de La Habana, capital de Cuba. Diego Pérez fue lugarteniente del pirata Jacques Sore y al igual era un fanático religioso que aparte de los saqueos, profanaban las iglesias católicas..

1546. Naves francesas bajo las ordenes de Jean- François de la Roque de Roberval, que procedían del Canadá, atacan a Baracoa y La Habana, y la saquean. Roberval había asolado y saqueado primero en 1543 a Santa Marta, y después de Cuba a Cartagena de Indias en 1544, entre los varios hechos que protagonizó en el continente.  

Roberval- Retrato de la época

Roberval- Retrato de la época

 

1554. El frances Jacques de Sore ataca la plaza de Santiago de Cuba a mediados de año.

1554. El pirata francés François Leclerc (Jambe de Bois – Pata de Palo), tambien ataca a Santiago de Cuba.

1555 julio 2. El francés Jacques de Sores ataca la zona de Puerto Príncipe, Camagüey, y desembarca en la villa (Puerto Príncipe fue fundada por Velázquez en 1514, cerca de Nuevitas). El pirata Sores en esta acción asoló el lugar, asesinando, robando y raptando a mujeres que ultrajó y después dejó abandonadas en un cayo cercano.1555 julio. Días después de Puerto Príncipe, el fanático extremista religioso Jacques de Sores ocupa la villa de La Habana, en la que haciendo gala de su trayectoria, la saquea, quema, ultraja el centro religioso, viola a mujeres, y asesina a colonos. Esta forma de fanatismo radical de Sores, aparte de su actuación en otros lugares de América, lo reafirma cuando en 1570, a la altura de Tazacorte (Islas Canarias), aborda un navío que iba para Brasil con 39 religiosos jesuitas, a los cuales martiriza antes de asesinarlos.  

Sores en La Habana - Retrato de la época

Sores en La Habana - Retrato de la época

 

1565. John Hawkins, el pirata – corsario al servicio de Inglaterra, y uno de los mas conocidos, utiliza la costa de Pinar del Río para guarecerse y abastecer sus naves. Sir John Hawkins se hizo famoso por ser el principal traficante de esclavos desde África hacia América. John era primo de Francis Drake. En 1595 a la edad de 63 años, muere enfermo frente a las costas de Puerto Rico, cuando se preparaba atacar la isla.  

Sir John Hawkins

Sir John Hawkins

 

1573 a 1578. En este lapso de tiempo, los piratas cometen diferentes actos de vandalismo en Cuba, siendo los mas conocidos el ataque a las villas de Trinidad, Baracoa, San Juan de los Remedios y Bayamo.

1586 El corsario francés Richard Hawkins arremete contra Manzanillo, en la antigua provincia de Oriente. Richard era hijo de John Hawkins. En 1594 este pirata – corsario fue derrotado y apresado cuando atacó el Callao, Perú, y lo condenan a muerte, pero por medio del que lo capturó se le conmuta la pena capital. Richard después de estar preso por 3 años, es liberado a cambio de 3,000 libras. Jaime I de Inglaterra en 1603 lo nombró Caballero.

1596. El pirata inglés Francis Drake a la altura de Siguanea, Isla de Pinos, encara con sus casi tres docenas de naves batalla contra una flota española. En este gran combate naval, Sores pierde la mayoría de sus barcos, y tiene que retirarse. Isla de Pinos, ubicada en la costa sur de la provincia de La Habana, fue descubierta por Cristóbal Colón el 13 junio 1494, a la que le puso el nombre de San Juan Evangelista.  

Francis Drake

Francis Drake

 

1604. El pirata francés Gilberto Girón desembarca por la zona de Bayamo. Recorriendo el área de Bayamo, el pirata Girón se encuentra en julio de este año con el Obispo de Santiago de Cuba Juan de las Cabezas y Altamirano, que estaba acompañado de familiares y otro clérigo, a los cuales el pirata captura. Después de estar secuestrado por casi tres meses, una tropa española con ayuda de los vecinos de la zona, logran rescatar al sacerdote Juan de las Cabezas. Al pirata Gilberto Girón lo ejecutaron. Este hecho del secuestro fue base para que surgiera la primera obra poética en suelo patrio (a saber), escrita por Silvestre de Balboa Troya y Quesada (residente de Puerto Príncipe), y que tituló “Espejo de Paciencia”  

Juan de las Cabezas y Altamirano

Juan de las Cabezas y Altamirano1628.

 

1628. El holandés Pieter Pieterszoon (Pyet Hein, o Heyn, alias Piet), captura en Matanzas un convoy Estatua de Piet Hein en Holandaespañol cargado de barras de oro y plata que iba rumbo a España, proveniente de las minas que explotaban en las colonias, y calculado en 4 millones de ducados. Debido a esta acción lo nombraron vicealmirante.

1642. Piratas o corsarios (para el caso es lo mismo) ingleses desembarcan en Trinidad, toman la villa, y lo saquean todo.

1652. Piratas franceses, o ingleses atacan la villa San Juan de los Remedios, y como siempre el vandalismo es la orden del día. En este hecho después de quemar y saquear, se llevaron a los esclavos.

1654. Los piratas desembarcan de nuevo por el puerto de Casilda, y asaltan a Trinidad, haciendo que el par de centenares de habitantes de la villa huyan despavoridos. El cura de la Iglesia que había acompañado a los colonos en la huida, regresa al poblado para tratar de evitar la profanación de su Santo Recinto, y es asesinado. Los asaltantes se llevaron cuanto podían de la villa, incluyendo también crucifijos y objetos de plata, oro, y cuanto de valor encontraron en la Iglesia.

1662. El Comodoro pirata Christopher Mings, acompañado de su eminente alumno Henry Morgan, en octubre toma a Santiago de Cuba, y después de estar 5 días robando e incendiando, regresa a su base en Jamaica. Mings participó en innumerables hecho de piratería en las costas cubanas, incluyendo otras regiones de América, como el asalto a Campeche en México.  

Christopher Mings

 

1665. El pirata bucanero holandés Edward Mansveldt, o Edward Mansfield, quien tenia su base en Jamaica junto a otros piratas, hace varias incursiones en Cuba hasta su muerte en 1667. Mansveldt participó en el ataque a Santiago de Cuba dirigido por Mings, al igual que el de Campeche en México, en el que comandó 4 navíos. Su primera acción en tierras de Cuba en calidad de jefe, fue en Sancti Spíritus en la navidad, aunque se especula que en realidad era Pierre Le Grand el de este hecho.

1667. El francés Jacques Jean David Nau ( Francois L’Olonnois – el Olonés), ataca los poblados Batabanó, San Juan de los Remedios, y Puerto Príncipe. Este pirata – filibustero el Olonés, había llegado al Caribe cuando tenia 20 años de edad (1650), y desde muy temprano se destaca por su crueldad. En 1668 en los cayos al norte de la antigua provincia de las Villas (hoy Villa Clara), captura un barco español, y asesina a todos los tripulantes. El Olonés con asiento en la isla Tortuga (refugio de piratas), llegó a comandar una flota hasta de unos 50 navíos piratas. En una de sus incursiones para atacar algún punto de Panamá o Colombia, lo sorprende una tormenta en el golfo de Darién, que hace naufragar su nave, y es capturado por los nativos de la zona que lo matan  
1668. El ingles Henry Morgan es otro de los piratas – filibustero mas asesino de esa época. Una de sus terribles hazañas en Cuba fue el ataque que realizó a la villa de Puerto Príncipe (Camagüey), en que desembarcando con sus hombres, caminó hasta el poblado ubicado a unos 70 kilómetros tierra adentro, y con poca resistencia por parte de la guarnición española, la tomó. Puerto Príncipe había sido movida desde hacia años de su lugar de fundación. Morgan en Puerto Príncipe saqueó y quemó a su antojo, y hasta asesino a familias de colonos indefensos que se habían refugiado en la Iglesia.
En esta relación de piratas que atacaron villas de Cuba, o naves en las costas, no podía faltar el cubano Diego Grillo (el mulato como le llamaban los españoles). Sobre Diego Grillo nacido en La Habana de padre español, y madre africana esclava o libre, se han escrito varias historias, e infinidad de fábulas que no coinciden en fecha, pero lo cierto es que desde muy joven lo aceptaron como marino en una nave pirata (todo indica que fue en una de las tantas incursiones que hacían estos asaltantes a las costa de Cuba). Con el tiempo navegando con afamados piratas se hizo experto marino, y llegó a comandar una pequeña nave de 10 cañones, con la que realizó grandes actos de vandalismo y asesinatos. Graduado de pirata, su hazaña mas notoria fue el ataque a naves españolas en Nuevita, Camagüey, donde se apoderó de los tesoros que traían los españoles de la América. Sobre la muerte de Diego Grillo, no se sabe como ocurrió, si fue a manos de los españoles, o tranquilamente disfrutando de su fortuna en Inglaterra.

A partir de 1670 la piratería tal como se conoce del siglo XVI y XVII, apoyada por Inglaterra comienza a desaparecer, pues España reconoció las colonias inglesas, dando por resultado que los británicos emprendieran el desmantelamiento de sus bucaneros en Jamaica, Tortugas, y otros lugares. Al igual la piratería holandesa empezó a diminuir (1688), al momento de obtener el aval por parte de España su independencia. No obstante algunos piratas siguieron haciendo de las suyas en América, y por ende en Cuba, pero en forma esporádica hasta que desaparecieron por completo. También hay que señalar, que varios actos de piratería del siglo XVIII, tenían el respaldo “encubierto” de su gobierno, y atacaron diferentes punto de Cuba.

Para entender mejor este proceso de piratas, y no piratas (naciones en guerra utilizando su fuerza naval), se debe ver los conflictos del siglo XVIII en Europa, que repercutieron en Cuba y América:

La Guerra de Sucesión Española (1702-1714). Al morir el rey Carlos II (octubre 1700), se hace un vacío de gobierno en España, pues este rey no tenia hijos. Francia y algunas naciones presentaban su candidato a rey de España, e Inglaterra con otras monarquías el suyo. El 16 de noviembre de 1700, el príncipe Felipe de Borbón acepta el trono de España (de la dinastía francesa de los Borbones), lo cual hizo se desatara la guerra llamada de Sucesión. En este año 1702 los ingleses se presentaron frente a La Habana, pero no la atacaron, pues una escuadra francesa se encontraba estacionada en la Bahía, y siguieron rumbo a Trinidad, donde entraron por Casilda y arrasaron con la villa.

La guerra Anglo – Española (1739-1744), conocida como la “Guerra de la oreja de Jenkins”. En este conflicto los ingleses desembarcaron en agosto de 1741 miles de soldados por la Bahía de Guantánamo, con el objeto de atacar Santiago de Cuba, pero después de unos meses tuvieron que retirarse a Jamaica por motivo de la resistencia española, y la enfermedades. Jenkins era un marinero ingles que perdió una oreja cuando los españoles inspeccionaban su barco, y que la preservaron los británicos en agua con sal por años para mantener la evidencia.

La Guerra de Sucesión a la Corona de Austria (1744-1748). Esta guerra se debió a la invasión de Federico II de Prusia a Silesia, en que se atribuía el trono austríaco. Por los pactos que habían se vieron involucradas Inglaterra, Francia, y otros países, y como España tenia alianza con Francia, también entró en el conflicto. Esto ocasionó que una flota inglesa en octubre de 1747 ataque a La Habana, y después de horas de intenso combate, los ingleses tuvieron que retirarse.

La Guerra de los Siete Años (1756-1763). Terminado el conflicto de Sucesión de Austria por el pacto de Aquisgrán, se entra en un periodo de relativa paz, puesto que Inglaterra y Francia continuaban una guerra no declarada en sus colonia de América y la India. En 1756 los dos países declaran oficialmente la guerra, y España por sus pactos con Francia entra directamente en la disputa.

Ver mas adelante en Gobernadores de Cuba, la toma de La Habana por los ingleses (junio 1762).

El manjar de los dioses

Por: Andrés Pitaluga
Mantua. Monumento Nacional

El mar desde tiempos muy remotos suministró al hombre el alimento necesario para la conservación de su especie.

Tras el descubrimiento de América, la colonización trajo consigo costumbres y modos de elaborar los alimentos desconocidos por los pobladores originarios de nuestras islas, que poco a poco fueron asimilando la cultura culinaria del viejo continente.

El licenciado  Rodolfo Álvarez Gavilán  ha realizado un interesante trabajo Investigativo titulado: La tradición de Comidas marineras en el pueblo de los Arroyos, la cual pone de manifiesto la influencia de la cocina italiana en la elaboración de pescados y mariscos.

Platos como: Filete de Pescado a la Villeroy,  Filete de Merluza al Ajillo y el Arroz con Pescado y Queso, han ganado un lugar  en la mesa de la familia Mantuana.

Secreto que ha pasado de generación a generación convirtiéndose en los comidas  típicas mantuanas  de suma exquisitez que se brinda al visitante.

Hay que señalar que durante décadas  las principales familias en los Arroyos dedicadas a la pesca fueron los Escandel, los Pitaluga y los Correa, que poseían barcos a velas y  se dedicaban fundamentalmente a la pesca de escama y quelonios.

Cada año en el mes de octubre, se realizan exposiciones de platos elaborados con productos del mar y se premian los mejores y más creativos manteniendo viva la tradición culinaria, legado de nuestros ancestros a esta hermosa Villa, tierra de historia, donde se forja el honor y la firmeza.

Por: Pablo Andrés Pittaluga
Mantua. Monumento Nacional

A partir del siglo XVII, Génova se convirtió en la cuna del comercio y la navegación, conocida como la capital de los grandes navegantes, desde donde partían las más disímiles y riesgosas expediciones.

La familia Pittaluga-Piccaluga cuyo apellido aparece registrado en los libros de la parroquia de Murta, mucho antes del año 1570, se distinguía por su tradición marinera y el basto conocimiento de las artes con gran arraigo religioso, capellanes, comerciantes y marineros conformaban las bases de esta familia Genovesa asociada a la casa De Mesci.

Enrique Pertierra Serra, escribe en su libro como entre los años 1605 y 1610 partió del puerto de Génova en el más estricto secreto una expedición cuyo objetivo era explorar las tierras del nuevo mundo en busca de civilizaciones desconocidas.

Investigadores opuestos a la llamada: “Hipótesis de Pertierra”, alegan que en los archivos y documentos de la época, no aparece recogida la entrada o salida del puerto de un bergantín bajo el nombre: Mantova, restando veracidad a lo expuesto por el autor.
Pero hay tres factores que no tomaron en cuenta:

-Contratar una tripulación que reuniera los requisitos necesarios para una expedición no era difícil, solo se necesitaba el oro para sufragar los gastos y el reconocimiento de un monarca para llevarla a cabo.
-El transito de bajeles en el puerto, hacia imposible detectar la partida de una embarcación con estas características.

-Los Pittaluga-Piccaluga, eran conocidos como marineros de gran experiencia dedicados al comercio, no fue hasta la segunda mitad del siglo XVII en el que aparece  registrado el primer acto de piratería de un miembro de esta familia en las costas occidentales de Cuba, en la región donde se afirma ocurrió el naufragio del bergantín  cincuenta años antes; lo  cual queda demostrado que los navegantes italianos en el momento del naufragio no ejercían la piratería.

-Tomando como referencia el derrotero de naves francesas e inglesas del siglo XVII en las aguas del caribe hacia las costas de Norteamérica y el lugar en el que ocurre el naufragio se llega a la conclusión que la isla de Cuba no era el punto de referencia de esta expedición, el destino era las tierras aztecas, territorio que hoy lleva por nombre: México.

La presencia de asentamientos procedentes de las islas canarias al noroeste de la provincia de Pinar del Río a partir siglo XVII, ha sido tema en el cual investigadores de otras latitudes se apoyan para afirmar que la llegada  de la Virgen de las Nieves a la isla esta relacionada a esta inmigración.

¿Dudaría usted de la iglesia  cuando a través de los siglos ha recogido la historia y las  tradiciones de cada localidad en las que ha ejercido el clero, patrimonio que guarda celosamente en los libros parroquiales?

La iglesia al afirmar que Nuestra señora de las Nieves fue traída por navegantes italianos a Cuba, desecha la hipótesis de aquellos que intentan cuestionarla.

Gran parte de estos marinos italianos formaron familias con españoles de Origen Canario, otros enviaron por sus familias incrementando su presencia en el lugar, como navegantes y comerciantes recorrieron la isla, descendientes de estos marinos se hallan en lugares como:

Puerto Padre.
Puerto Esperanza
Jíbara
Santiago de Cuba.
Guanajay
Bahía honda.
Regla
Mayari
Holguín.

 

Esto explica  como el nombre de Mantua llega a nuestros días, la colonización no pudo cambiar la denominación lombarda de la Villa, la influencia de estos navegantes prevaleció a través del tiempo, no solo en Cuba, descendientes de estos marinos los encontramos en países  como: Argentina, México, Perú y Uruguay.

Leamos un fragmento de los sucesos ocurridos en México en el año 1829.

 

Vicente Guerrero, militar y político mexicano se destaco por sus ideas independentistas, conocido por su celebre frase: “La patria es primero”, formo parte de la junta provisional de gobierno, derrocado en las elecciones por: Manuel Gómez Pedraza, en abril del mismo año ocupo la presidencia gracias al levantamiento de los liberales conocido como:”El motín de la Acordada”.

 

Guerrero se enfrento al intento de reconquista española protagonizado por Isidro Barradas; rechazo el ofrecimiento de compra de Texas efectuado por el embajador estadounidense Joel Roberts Poinsett y defendió con fervor el federalismo ante los intentos de grupos centralistas que pretendían inhabilitarle para gobernar, favorable a la reforma social, lucho contra los derechos de la aristocracia, pero fue derrocado por el general Anastasio Bustamante , quien por medio de su ministro de Guerra, José Antonio Facio, acordó la captura de Guerrero con el marino genoves Francisco Picaluga, invitado por este a comer en el navío El Colombo, fue echo prisionero y entregado en Huatalco al capitán Miguel González. Fue condenado a pena de muerte y fusilado tras un consejo de guerra.

La presencia de estos marinos genoveses en sucesos de gran trascendencia histórica en la vida política de México en el siglo XIX, refleja los nexos que durante décadas mantuvieron en la región. Numerosas historias forman parte de este trabajo investigativo el cual abarca mas de cuarenta cuartillas

“NAUFRAGOS DE LA HISTORIA”, no pretende cambiar el curso de la misma, solo es un acercamiento a la verdad, en momentos que se cuestiona la veracidad de los hechos expuestos por el escritor Mantuano  Enrique Pertierra en su libro, sobre la fundación de la Villa.                                                                                

 

ESCUDO DE MANTUA

Mantua cuenta con escudo propio desde el año 1946, el cual simboliza la unidad de todos los mantuanos. Su creador fue el maestro Esteban Valderrama y Piña quien lo describió de la forma siguiente:

El escudo o blasón propiamente dicho es de forma igual al de la provincia de Pinar del Río al que pertenecía el ayuntamiento de Mantua, no lleva atributos a los lados, que solo deben ostentarlos las capitales de provincia.

Cortado en su tercio superior, aparece hundiéndose un Bergantín Italiano del cual se salvan unos náufragos en conformidad con la leyenda histórica aceptada.

En sus dos tercios inferiores, figura en primer término, al centro el monumento al soldado invasor que señala el final triunfante de la invasión libertadora, radica en su base unas matas de tabaco el principal renglón económico del municipio, al fondo en el lado diestro un pinar, al lado siniestro unas palmas canas, árboles típicos de la región. En el horizonte los picos de la cordillera pinareña. Debajo un lazo extendido horizontalmente con tres palabras: Trabajo , Unidad , Progreso.

http://www.pinarte.cult.cu/mantua/htm/escudo.htm